Iluminación fachada y entrada Hotel Casa Bonay: la discreción como reclamo