Light Stick de CATELLANI & SMITH: cuando la discreción cobra protagonismo